¿Cómo mejorar la experiencia de compra de mis clientes?

Aprende a vender más cuidando el tiempo de las personas que acuden a tu local.

Ver más

Cristina Alcócer, locataria de botilleria «El Pollo» de Chañaral:

«CRECCU me ha permitido ser la mujer y madre realizada que soy ahora»

Conversamos con una mujer aguerrida y valiente, oriunda de Chañaral, mamá de dos hijos y jefa de familia. Desde hace 1 año y medio comenzó a usar con éxito el programa CRECCU. Hoy su botillería sigue creciendo y ya tiene nuevos planes para el futuro. Conozcamos un poco más de su historia de esfuerzo y realización.

Los comienzos: “Comencé a usar el CRECCU hace 1 año y medio, con un cupo chico de $500.000. Me lo ofreció el vendedor de CCU y a mí me gustó. Me pareció muy bien, prácticamente era un cheque sin plazo, tú compras, vendes y pagas. Yo soy ordenada y abono todos los miércoles. Me empezó a ir muy bien, pude encargar más productos. Con CRECCU pude vender mas, tuve variedad de cosas, vodkas, whiskis, tengo muy surtida la botillería, me encantan sus productos y a mis clientes también”.

Mis logros: “He sacado a mis hijos adelante, porque si no trabajo no nos vestimos, ni comemos. De esto vivo yo. Me hace sentir súper bien ser la que sustenta la casa, me llena como mamá y como mujer. Sin el CRECCU no sería la mujer que soy ahora, trabajo para mis hijos y para mí. Eso me fortalece a mí en todos los aspectos, como mamá, como mujer. Mi corazón está más contento. No tengo que mendigarle nada a nadie”.

Lo más vendido: “Los fines de semana son muy buenos. Vendo muchas aguas de litro de esas que tienen pituto, las aguas con sabor, los néctar, las cervezas, las bebidas de té, el gatorade para el estadio. La red bull es para el estadio. Los Ballantine, los Havana Club, los vino Gato, los Merlot y Cabernet Sauvignon”.

Mis sueños: “Mi proyecto es ampliar más el local. Quiero tener más stock, una bodega bien llenita. Si me dan ganas de tomar, me la tomo todo (risas)”.

Consejo ante las dificultades: “Soy positiva, siento que nada me ha costado. Sí es cierto que a veces las ventas se han puesto medias lentas. Cuando pasa eso hago promociones. Inventé la `Caja feliz´, que consiste en llevarse 12 Cristal o 12 Heineken. Yo le pongo el nombre y los clientes me la piden así: me da una cajita feliz. También tengo otra promo que consiste en un Mistral + Pepsi + Hielo. Si uno no se las ingenia, no vende”.

Se agradece el apoyo: “Cristian, el jefe de ventas, me ha ayudado mucho. Él me ha venido a ofrecer cupos extraordinarios de CRECCU, me dice ¿has usado la promoción de 3 cuotas sin interés? El ha hecho las gestiones para que mi negocio crezca. Se puede hablar abiertamente y preguntar lo que quieras. Le digo gracias por la confianza, ya que ese apoyo significa todo, porque me han orientado bien, me ofrecen productos para hacer promoción. Te dan el tiempo y eso lo agradeces”.

“Les digo que usen CRECCU”: “Si tuviese que decirles algo a otros dueños de botillerías, les diría que se atrevan a usar el CRECCU. Es una buena fuente, ya que te entregan un capital de trabajo, luego recuperas todo. Antes nadie te daba ese apoyo. Todos mis otros proveedores son en efectivo. Así es que si quieren tirar para arriba, que lo usen”, afirma muy segura Cristina.

Cristina, te desamos mucho éxito con la botillería «El Pollo» y que sigas siendo una fuente de entusiasmo para tu barrio y otros locatarios.