¿Cómo mejorar la experiencia de compra de mis clientes?

Aprende a vender más cuidando el tiempo de las personas que acuden a tu local.

Ver más

Mantener una actitud positiva frente a la adversidad

Si algo no resulta como lo esperabas tienes dos caminos; entregarte a la idea de que todo está mal o adoptar una actitud que te permita enfrentar ese momento de mejor forma.

Ser positivo es algo que se adquiere y que se trabaja diariamente. Sus beneficios son muchos, desde mejorar el desempeño laboral hasta lograr establecer relaciones interpersonales más amables y saludables. ¿Cómo lograrlo? Aquí algunos consejos.

USA UN LENGUAJE POSITIVO

    Quejarse continuamente por todo es un recurso habitual; el problema es que esas palabras son el reflejo de nuestros pensamientos y si las usamos, construimos un entorno negativo para nosotros y el resto. Al incluir frases positivas a tu lenguaje, cambia tu disposición frente a determinados escenarios y logras quitarle gravedad a los asuntos.

MANTÉN LAS GANAS DE APRENDER

    Tanto en lo laboral como en otros ámbitos de la vida, es vital no perder nunca la curiosidad por el mundo que nos rodea. Estar interesado en aprender algo nuevo nos llena de energía, nos vuelve más creativos, mejora nuestra autoestima y nos hace recordar que nuestra capacidad de asombro siempre está viva.

ACEPTA LOS ERRORES

    Ten siempre presente que equivocarse está bien y que aun cuando parezca difícil, hay un mundo de aprendizajes y oportunidades detrás de esa caída. No pierdas tiempo ni energía en lamentarte lo que sucedido, mejor acepta que las cosas no salieron como esperabas, resuelve el problema con calma y reflexiona sobre cómo hacerlo mejor la próxima vez.

ENFÓCATE EN EL PRESENTE

    Aferrarse a lo que pasó o a la incertidumbre del futuro, no permite avanzar con calma y genera mucha inseguridad. Vivir el presente no significa no tener proyecciones, sino que disfrutar de los procesos y no angustiarse ni sentir miedo por lo que podría llegar a fallar. De esta forma recuperamos nuestra confianza y nos creamos.

COMPARTE CON GENTE POSITIVA

    ¿Te has dado cuenta que tendemos a parecernos a la gente que frecuentamos? Por eso, si pasas más tiempo con personas alegres que tengan una actitud positiva, de a poco empezarás a pensar y actuar de forma similar. Una compañía agradable siempre nos ayuda a ver las cosas de una manera más optimismo y objetividad los problemas.