Paga Aquí

Contenidos

Contenidos

Testimonios de Almacenes como tú

"Creo que uno aprende a ser más extrovertido"

Desde Purén, en la provincia de Malloco este joven almacenero nos cuenta lo que ha significado instalar un negocio familiar en plena pandemia.  
 

Jonathan Roa, con solo 25 años nos cuenta que toda su vida ha estado cerca del tema de los almacenes – «Desde chico siempre que venía de vacaciones a la casa de mi abuela, la ayudaba a reponer las cosas, desde chico siempre estuve cerca en el ambiente del almacenero y en Mayo del año pasado abrimos el negocio»- por lo que no fue algo tan extraño que eligiera este negocio en 2020.

Jonathan cree que todo almacenero cumple un rol- «Creo que el rol más importante es romper la frialdad que se tiene en el trato de cliente y las personas que atienden en supermercados y negocios grandes, acá la gente 

entra y lo saludamos por su nombre, hola vecino, hola vecina como está, cómo ha estado su día, hablamos de la vida»- por ello y desde su punto de vista es muy importante porque en Purén hay mucha gente que vive sola, nos cuenta.

Nos costó bastante, pero el despido de la empresa donde yo trabajaba fue el puntapie inicial que nos ayudó a poder abrir el almacén que tenemos con mis padres en la Novena Región

A mediados del 2019, Jonathan vivía y trabajaba en Santiago, solo- «unos meses antes del estallido social yo vivía en Santiago solo en una pieza, haciendo viajes de 2 horas para llegar al trabajo y fui despedido por motivo de empresa»- relata. Este acontecimiento que inicialmente vio como un traspié se convertiría en el empujón que le hacia falta para iniciar su nuevo negocio. 

-«El despido fue la razón por la cual me vine a vivir al sur con mis padres y unas semanas después fue el estallido social. Luego de eso empecé ayudar a mi papá a construir el almacén y justo cuando empezó la pandemia abrimos. Nos costó bastante, pero el despido de la empresa donde yo trabajaba fue el puntapié inicial que nos ayudó a abrir el almacén que tenemos con mis padres en la Novena Región.

¿Y desde la otra cara de la moneda, cuál ha sido esa vivencia humana, cálida,  que recuerdes en estos tiempos difíciles?

Nosotros vivimos en una zona de acá en la comuna de Purén en el cual vive gente de la tercera edad, viven solos y muchos de ellos vienen acá hablar de su vida, de sus problemas, hemos llorado, conversando acerca de su vida, lo que recuerdan y algunos de sus historias son tristes ya que debido a su edad y condición no pueden aportar económicamente en sus hogares como años anteriores por lo que no reciben un buen trato  o en algunos caso han sido abandonados por sus familiares, son historias que llegan al corazón. 

¿Qué experiencia tienes del Programa de Capacitación CRECCU, que fue lo que más le gustó?

A diferencia de los demás almaceneros noté que muchos eran ya adultos, que tenían muchos años en sus negocios, mientras que compartían sus experiencia durante los talleres yo iba tomando nota, las cosas que impartían en los talleres ya las dominaba un poco ya que siempre me apoyo buscando información útil relacionado a un negocio. Pero en internet no se encuentra la experiencia de la gente, que eso fue lo que más rescaté de los talleres. 

La instancia de compartir con otros colegas que no están compitiendo con uno, porque si le pregunto al almacén cerca del mío no va a compartir su experiencia o dar consejos de mejora. En cambio en los talleres como todos somos de diferentes lugares, la gente no va a tener ningún problema en ayudar a sus colegas. 

Lo que más pude aplicar fue todo lo relacionado al Control de Inventario, las ganancias, inversión y los temas de redes sociales. Lo que más me ayudó fue el Control de Inventario me ayudó a mejorar el control que ya tenía en el almacén, además de enseñarnos la entrada y salida de los productos.

Muchas gracias Jonathan por ser un joven almacenero destacado de entre los miles de almacenes que ya son parte del programa  

CRECCER JUNTOS.